Las tecnologías producen “campesinos digitales”

por | 10 Jul, 2020 | No Tics | 0 Comentarios

La horticultura urbana se cruza con el algoritmo para el cultivo asistido de vegetales en espacios domésticos.

La horticultura es una de las últimas actividades que todavía quedan al margen de la ola de digitalización con la que Silicon Valley ha ido cubriendo a la humanidad. Para la sociedad posindustrial, la producción doméstica de frutas y verduras en entornos urbanos conlleva una larga lista de beneficios: desde la propia obtención de alimentos sanos y frescos hasta la terapéutica satisfacción que proporciona su obtención por medios propios.

El auge de los huertos urbanos en la búsqueda de sabores auténticos y de proximidad, así como el retorno a los saberes antiguos, parece tener ahora un nuevo aliado en forma de multitud de dispositivos electrónicos y aplicaciones móviles. Pasada la llamada Revolución Verde, que mecanizó la producción agrícola después de los años sesenta, la agricultura hoy vuelve a reinventarse en el espacio doméstico conjugando principios antiguos como la hidroponía, que ya usaban los babilonios, con gadgets digitales y algoritmos específicos.

El negocio de la jardinería doméstica no es ajeno a las grandes tecnológicas ni a los fabricantes de electrónica de consumo. Las apps con sistemas inalámbricos para controlar la humedad, el PH y la exposición al sol de las plantas, como el sensor Smart Plant Monitor de Huawei, han proliferado en los últimos años.

¿Golosinas digitales para aprovechar una tendencia o tecnología que ha llegado para quedarse? David Lagares, de La Huertoteca, especialista en huertos urbanos, asegura que la agricultura en balcones, patios y terrazas no deja de ganar terreno. “Cada vez hay un mayor interés en el hecho de cultivar nuestros propios alimentos sin salir de casa. Una situación como la que acabamos de vivir, confinados en nuestras viviendas por la covid-19, quizá ha acelerado esta tendencia”, opina.

Para él, “cultivar es el nuevo yoga” y “sería un puntazo una especie de Siri que nos proporcionase recomendaciones sobre lo que tenemos que hacer en cada momento y en tiempo real”. Algo así es lo que promete la nueva agricultura digital, que automatiza riegos y los personaliza, controla los flujos de luz o advierte de plagas.

Ahora, lo orgánico se cruza con lo digital. Como recogía un reciente artículo en The Verge, la jardinería digital no deja de florecer en estos tiempos turbulentos y hasta los juegos dedicados a cultivar huertos y jardines virtuales parecen ofrecer a los usuarios un alivio del estrés similar al de la jardinería real.

El botánico italiano Stefano Mancuso, director del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal de la Universidad de Florencia, cuenta en El futuro es vegetal (Galaxia Gutenberg, 2017), uno de sus libros de divulgación sobre la sensibilidad de las plantas, la historia del invernadero Veggie, de la Estación Espacial Internacional, donde crecieron en 2016 lechugas y las primeras flores criadas en ausencia de gravedad.

“Raymond Wheeler, el director de actividades de soporte vital avanzadas de la NASA, reconoció que esos experimentos tuvieron un efecto muy positivo en el estado de ánimo de los astronautas”, escribe.

Precisamente esa tecnología de cultivo interior es la que implementan gadgets como el AVA Byte, que presume de estar desarrollado con tecnología de la NASA y que emplea un avanzado software hortícola aplicado a entornos domésticos, así como el cultivo a partir de vainas de semillas. Nacido en la web de micromecenazgo Indiegogo y autodenominado “el Nespresso de la jardinería”, puede cultivar tomates, lechugas, pimientos, bayas, hongos, flores comestibles u hortalizas de raíz mientras una app con cámara en HD vigila el crecimiento de las plantas, controla los niveles de agua y luz y planifica el riego.

Los sistemas de horticultura en interior prometen alcanzar una autonomía casi total. Algunos, como el AeroGarden Harvest Elite, presumen de poder cultivar vegetales y flores durante todo el año y sin importar el clima. En este recipiente de acero inoxidable sin tierra se pueden plantar hasta seis vainas de semillas que crecen solo en agua.

Herbot, un robot de jardinería de interior manejado por inteligencia artificial, presenta un diseño más futurista en un terrario en forma de vitrina retroiluminada. Y la tendencia alcanza el gran mercado de consumo con dispositivos como SmartGrow, el sistema digital de cultivo interior de Bosch, todo un huerto doméstico con sistema de riego e iluminación automatizado que cultiva a partir de cápsulas de semillas.

Otros gadgets útiles, como el Vitamix FoodCycler, generalizan un sistema inteligente de reciclaje de alimentos y compostaje. También es interesante señalar el proyecto de Ikea y Tom Dixon, el Chelsea Flower Show, que exploraba en su edición pasada soluciones de futuro para cultivar alimentos y plantas medicinales en casa y fuera de ella, o sistemas como el digital Green Space, una aplicación móvil para cultivar verduras de proximidad.

Quizás esta serie de jardineros sea la boutade necesaria de un mercado que se prepara para una gran revolución. Gracias a la realidad aumentada, el jardinero digital puede planificar su propio jardín vía app según la ciudad, la exposición a la luz del sol, el tamaño del espacio y la estación del año. Para muchos, la superposición de capas de visión artificial a través de gafas de realidad aumentada puede ser el gran futuro donde cualquier profano consiga grandes rendimientos, gracias a los invernaderos autoguiados mediante inteligencia artificial.

De este modo, quien se anime a cultivar se evitará tener que adquirir toda una serie de conocimientos agrarios ancestrales. Internet libera memoria para dedicarse a supervisar el software y actuar de manera leve pero exitosa en sus cultivos, consiguiendo que sus criaturas prosperen gracias a la nube y la hiperconexión.

0 comentarios

Enviar un comentario




Otras categorías

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Te enviaremos las noticias mas importantes del mundo IT

Muchas Gracias!

Pin It on Pinterest

Share This